La pena es mía (Poema ganador del mes de octubre 2011)

Triste devenir me espera
ante el muro que tengo ante mis ojos.
Voy a ciegas andando por la vida
a encontrarme ante mí,
echo un despojo.

A través del crisol que me presentan
siento pena,
y veo al desgraciado, al que el mundo ha condenado
por no tener capacidad de la conciencia,

y me río, y me acongojo
al mirarme al espejo en la mañana
y sentir que cada día, poco a poco,
voy perdiendo la conciencia de mi alma.

Y no soy yo, quien dirige mi camino.
Y no soy yo, quien se mueve ni quien anda.
Marioneta soy, de quien me dicta en mi viaje
como títere en feria de “lúcidos”,
donde, de la razón que creí tener no tengo nada.

Y solo me queda,
cuando veo a uno de estos seres sonreír,
no decir nada. Porque soy yo el que tiene la ceguera,
pues teniendo los ojos abiertos, no veo nada.

Comentarios